Cómo lo hacemos:

Método de trabajo


En Entre Perros no tenemos un sistema de trabajo o una metodología como tal, con unos protocolos predefinidos y ordenados. Dado nuestro ámbito de trabajo, la convivencia humano-perro, una estructura fija no es lo más adecuado para poder adaptarnos a cada situación concreta y a las necesidades y particularidades de cada cliente.
De todos modos sí que existen unas líneas maestras que casi con toda seguridad tendremos que tener presentes en todo tipo de trabajo.

1. Trabajamos en equipo con el cliente. Además de trabajar el problema concreto por el que nos han contactado, la idea es iniciar juntos un proceso de cambio con el objetivo de crear en el cliente el conocimiento, la autonomía y el criterio propio suficiente para poder afrontar la futura convivencia con su perro con una buena garantía de éxito. 

2. Visión holística del problema. Esto quiere decir que en un principio no nos centramos tanto en qué debemos hacer de forma puntual cuando se da el problema concreto, sino que primero hacemos una revisión y evaluación de toda la vida del perro lo más exhaustiva posible, tanto del pasado como del presente. A partir de ahí podemos hacer un plan de trabajo, basado en pautas asumibles por el cliente, con las que trabajaremos de forma coordinada los siguientes aspectos.

3. El origen del problema (trabajando el pasado). Normalmente las conductas problemáticas no son más que síntomas de un problema de fondo, habitualmente de tipo emocional. Esto puede deberse a diversas causas, como por ejemplo alguna experiencia traumática o entornos demasiado hostiles, pero en la inmensa mayoría de los casos lo que ha pasado es que no se le ha permitido al perro desarrollarse a un ritmo acorde con las etapas de desarrollo naturales, y por lo tanto no ha podido dotarse adecuadamente de los aprendizajes y herramientas necesarios para desenvolverse en su entorno de manera sana y equilibrada.

4. Optimización de rutinas (trabajando el presente). Además de trabajar en el origen es necesario también identificar los factores que actualmente mantienen o acentúan el problema. Para ello a través de lo que vemos y de lo que nos cuenta el cliente tratamos de hacernos una idea lo más exacta posible de la rutina diaria y semanal del perro. Conociendo aspectos como la frecuencia y duración de los paseos, dónde y cuánto descansa, comidas, horarios y ritmos de la casa, etc. podemos proponer al cliente cambios de más o menos calado, que ayudarán al perro, y por ende al humano, a afrontar sus problemas desde una posición más propicia. En muchos casos simplemente optimizando algunas rutinas los problemas se minimizan o desaparecen.

5. Interacciones con el perro (trabajando la comunicación). Podría incluirse en el punto anterior pero para tenerlo más presente lo enumeramos aparte. La forma en la que solemos interaccionar con los perros normalmente está asociada con la excitación: caricias, abrazos, cogerles en brazos, tirarles la pelota, hablar demasiado, gritos, tirones de correa… Los perros equilibrados tienen su propias formas de interaccionar entre ellos y lo que buscan normalmente es todo lo contrario a la excitación, buscan la calma. Conocer la comunicación canina es clave para poder respetarles, reforzar nuestro vínculo afectivo, llegar a establecer un verdadero vínculo de confianza con ellos y ser así el referente que nuestros perros necesitan

6. Cesión del control (trabajando la autonomía). Para llegar a ser perros adultos, maduros y equilibrados física, mental y emocionalmente nuestros perros necesitan que confiemos más en ellos y que dejemos de controlar y preocuparnos por cada cosa que hacen. Si nos fijamos en todas las veces que influimos en sus acciones e incluso en sus pensamientos nos daremos cuenta de que probablemente son muchas más de las necesarias. Proponemos al cliente dejar de intervenir poco a poco en todo lo que no veamos necesario para progresivamente ir dando al perro más autonomía y responsabilidad en sus acciones. Gracias a ello irá ganando seguridad en sí mismo, crecerá su autoestima, será un perro menos preocupado y por lo tanto más relajado y feliz.


 

Hasta aquí nuestro método de trabajo en Entre Perros. Nos gustaría no obstante aclarar una cosa. Como podéis ver no hemos nombrado términos muy usados y buscados como son adiestramiento u obediencia. Nosotros no hacemos ni adiestramiento, ni obediencia, ni otros tipos de disciplinas caninas. No enseñamos al perro a sentarse, tumbarse, caminar pegado a nosotros o a venir corriendo cuando se lo digamos. Y no lo hacemos principalmente por dos motivos. El primer motivo es que es innecesario. Es un dato objetivo que muchísimos perros viven sin problemas significativos de convivencia y no se les ha enseñado ninguna de estas cosas. Y el segundo motivo es la tendencia de los humanos a abusar de ello y a emplearlo en contextos inadecuados. No pensamos que este tipo de actividades sean perjudiciales en sí mismas, dependería de cuáles sean los métodos empleados y de la importancia o protagonismo que adquieran en la vida del perro. Pero sí que nos parece que hay una fina línea que separa actualmente estas prácticas del hecho de que podamos llegar a pensar que nuestra relación con los perros debe estar enfocada en enseñarle nosotros cómo tiene que hacer las cosas, algo que en nuestra opinión comporta un grave error y va en contra del desarrollo pleno del perro que hemos ido describiendo a lo largo de esta web.


Si quieres puedes seguir los artículos que vamos publicando en nuestro blog o seguirnos en las redes sociales. Y por supuesto si crees que te vendría bien nuestra ayuda te ofrecemos nuestros servicios. No dudes contactar con nosotros con toda confianza y sin compromiso alguno.


Muchas gracias por tu visita.